Recubrimiento Rockwelle

Recubrimiento de carburo de tungsteno - Un nombre, muchas caras

Nuestros cilindros onduladores Ilevan un recubrimiento de carburo de tungsteno. Este recubrimiento tiene muy buena adherencia al material base y es extremadamente duro sin ser frágil. El desgaste superficial es casi infinitesimal, lo que conlleva un perfil más estable durante toda la vida de los cilindros.

Estos aspectos positivos son únicamente válidos con el perfil Rockwelle. Otros recubrimientos también  denominados de carburo de tungsteno tienen grandes variaciones en calidad superficial, variando los parámetros del proceso de recubrimiento, los ingredientes y el control de calidad.

Garantizamos nuestro Rockwelle para el recubrimiento, la estabilidad del perfil, la dureza y en consecuencia el kilometraje de los rodillos.

FRIESE es el único proveedor que fabrica este recubrimiento en sus instalaciones, y por ello puede actuar rápidamente a las peticiones de sus clientes.

El Sr. Rockwell estaría orgulloso de nosotros. Rockwell fue el inventor del famoso test de dureza que lleva su nombre. Nuestro recubrimiento Rockwelle® probablemente le habría gustado. Nuestra aplicación ROCKWELLE es un reconocimiento tardío a su trabajo.

Surficie lisa - Tres veces mejor

La vida de unos cilindros ROCKWELLE es 3 veces superior a la de unos cilindros nitrurados y casi el doble que la de unos cromados. La rugosidad de superficie es prácticamente igual que el cromo (Ra > 0,3 µm). Es debido a nuestro sistema especial de pulido de 3 fases.En resumen, las ventajas de recubrimiento Rockwelle son:

+ duración extremadamente larga
+ geometría del perfil estable
+ optimización de la holgura, alta velocidad
+ aumento de 200% de la vida útil
+ reducción del coste del rodillo de 30%
+ reducción del coste por metro lineal de 75 %

Una ventaja adicional: el ancho del papel entre 50 y 100% del ancho útil puede fabricarse sin restricciones gracias al recubrimiento.